El viajar es un placer

El día que la ley estuvo de mi lado

Posted on: julio 12, 2011

Haití es caos. No hay ley ni autoridad. Los carteles con prohibiciones brillan por su ausencia, por la simple razón de que, aún cuando fuesen instalados, nadie los respetaría. El aeropuerto de Puerto Príncipe no escapa de esta regla.

El área de check-in es un cuarto infecto, mínimo, en el que se van acumulando los pasajeros sin seguir las normas de convivencia básica. Un hombre deja tres valijas gigantes apoyadas sobre el único espacio, de unos treinta centímetros de ancho, que quedaba como pasillo. Otro abandona a un niño llorando en el medio de la sala, se va a hacer los trámites, y vuelve al rato, cuando al chico ya no le quedaban lágrimas para soltar. Un tercero apoya sus bultos sobre los bultos de otro, un desconocido, sin preguntarle antes si eso le estaba permitido.

Como llegué temprano, el hombre de la puerta, en español, me explicó que todavía no podía pasar. Atiné a girar, a mostrarle con mi mirada la masa de humanos ociosos y de escombros que se acumula, literalmente, en las afueras del aeropuerto, y le dije que no tenía problemas en esperar afuera, siempre y cuando él me indicara dónde. Por supuesto, no tenía cómo ayudarme, así que me dejó entrar de todos modos. “Siéntese allá, en el fondo”, me dijo. Pero en el fondo no había asientos. Me desplomé en el piso.

Llevaba 36 horas en el país y, paranoia instalada por médicos especializados en Buenos Aires mediante, no había comido nada excepto unas galletitas que viajaron conmigo desde tierras civilizadas. Además estaba sin bañarme, con una mezcla rancia de sudor, Off verde (los mosquitos aquí tienen la misma capacidad de ser vistos como una amenaza letal que un revólver) y la permetrina con la que había impregnado mi ropa las dos noches anteriores. O sea, estaba más sucio yo que el piso. No obstante, me puse un poco de alcohol en gel, como si de una pócima mágica que ahuyenta todos los males se tratara.

Saqué mi cámara de fotos. La gente empujándose, el ámbito descascarado, la cortina de aire lila que atravesaba todo el techo pero que no sacaba aire… Todo era los suficientemente extraño como para quedar retratado. Apunté hacia la masa, tenía la imagen que quería en mi pantallita LCD y, de repente, lo vi. Se me venía al humo. Un guardia de seguridad del aeropuerto. O un funcionario. O alguien con un uniforme que se repetía muchas veces.

No supe si amargarme porque me acababa de arruinar la foto o si alegrarme por la posibilidad de la existencia de una regla. En ningún aeropuerto dejan fotografiar a los pasajeros que están por subirse a los aviones. Era una tranquilidad saber que en el Toussaint Louverture tampoco. Pero no. “¿De cuántos gigabytes es?”, me preguntó en francés. Intercambiamos una breve charla tecnológica y nos caímos bien. Tanto, que cuando estaba por comenzar a chequear mi avión, me dio el alerta antes que a nadie, para que pudiese quedar primero en la fila. Y quedar primero en la fila en un sitio donde no hay ley ni autoridad es una verdadera bendición.

Anuncios

2 comentarios to "El día que la ley estuvo de mi lado"

Esta vez, no estaba ahí.

Reconozco que esta vez la espera en el aeropuerto fue menos dramatica que la vez que viaje a Munich ya que mas o menos los aviones salieron a su hora con lo cual me hizo recuperar la fe. Espero que de vez en cuando se pase por aqui para seguir viendo chonerias Este mes lo recordare siempre como el mes que me fui a tierras alemanas y cogi asco a los aeropuertos Y es que no puedo entender como se puede perder medio dia tirado en una butaca de la sala de espera de un aeropuerto esperando que salga un avion Que si hay que estar dos horas antes para facturar y pasar el control y luego que?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

NOS MUDAMOS – NUEVA PÁGINA walterduer.com.ar

El espíritu viajero, presente en la práctica. A partir de hoy, todas las actualizaciones se mudan acá. Te espero para seguir viajando juntos.
A %d blogueros les gusta esto: