El viajar es un placer

Piquetes de exportación (o por qué no conocí Casablanca)

Posted on: mayo 9, 2011

¿Llegué a Casablanca? Sí. ¿Vi cómo está creciendo la zona más cercana a la ruta? Sí. ¿Oriné en el Sheraton de esa ciudad? Sí. Entonces… ¿Por qué no estuve en el mausoleo de Hassan II, ni en la medina, ni en el falso Rick’s Cafe, “fabricado” hace pocos años para que no se frustrasen todos los fanáticos de la película homónima en la ciudad?

Porque todas las calles estaban cortadas. En vano fueron los esfuerzos de Buchaib, sí, de este Buchaib, por acceder al centro. Camiones y más camiones iban y venían, el griterío se movía de acuerdo a la dirección del viento y de fondo sonaban bombos que ni el Tula en sus mejores épocas.

Cuando renunciamos a seguir intentándolo, salimos hacia la ruta. Allí, cientos de micros repletos de gente que esperaba que les indicaran cuál era el momento indicado para expresarse, ocupaban todos los carriles menos uno. Buchaib debió tomarse su tiempo. Y tiró unas puteadas en árabe al aire antes de volver a apretar el acelerador.

Anuncios
Etiquetas: ,

1 Response to "Piquetes de exportación (o por qué no conocí Casablanca)"

Esto en Essauira no te pasa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

NOS MUDAMOS – NUEVA PÁGINA walterduer.com.ar

El espíritu viajero, presente en la práctica. A partir de hoy, todas las actualizaciones se mudan acá. Te espero para seguir viajando juntos.
A %d blogueros les gusta esto: