El viajar es un placer

Que levante la mano…

Posted on: marzo 5, 2011

– El que alguna vez durmió en un hotel a diez minutos del aeropuerto, sin la preocupación de “mirá si llego tarde cuando tengo que pegar la vuelta”.
– El que, estando en ese hotel, lo vino a buscar un remís el último día para llevarlo al aeropuerto con la suficiente antelación como para no tener que sufrir ningún tipo de estrés.
– El que, durante ese trayecto en auto, vio cómo una moto se cruzaba en el camino del remisero y, segundo después y luego de un ruido seco, cómo la moto volaba por los aires.
– El que, luego del impacto, vio cómo el remisero, pálido, atinaba a agarrar la radio del automóvil para advertir a sus superiores que no iba a poder completar su viaje.
– El que, con la sensación de que algo atípico estaba sucediendo, oyó una sirena policial apenas dos segundos después de la advertencia del remisero.
– El que, ya con la policía en escena, intentó explicar de cientos de formas que tenía un avión para volver a casa, en un país muy muy lejano, a punto de partir.
– El que, ante la negativa del policía, tuvo que entregarle el pasaporte y esperar una hora y media en la autopista a que se hicieran las pericias del caso.
– El que, una vez trasladado a la comisaría, debió esperar tres horas hasta poder declarar en calidad de testigo.
– El que, ya en la sala de interrogatorios, explicó todo lo que había visto en español a un policía que hablaba en español, lo que no fue impedimento para que hubiera un intérprete.
– El que, luego de atravesar esta experiencia, al día siguiente y ya con un nuevo vuelo programado, exactamente 24 horas después del perdido, decidió ir al aeropuerto con cinco horas de anticipación.

Ah, por si no me ven, tengo la mano levantada.

Anuncios
Etiquetas: ,

3 comentarios to "Que levante la mano…"

Bueno, yo una vez dormí en un hostel de Budapest que quedaba en la concha de la lora, me levanté tarde, tomé el subte hasta donde más o menos me acordaba que salía el bondi para el aeropuerto, pregunté en inglés por el bondi a gente que sólo hablaba húngaro dónde tomarlo, me bajé mal, tuve que esperar el siguiente bondi para completar el trayecto, y llegué a un vuelo internacional con no más de 40 minutos para despegar…

Y lo volvería a hacer.

Fijate, Diego. Tal vez la próxima preferirías bajarte bien del bondi.

Yo pasé la misma experiencia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

NOS MUDAMOS – NUEVA PÁGINA walterduer.com.ar

El espíritu viajero, presente en la práctica. A partir de hoy, todas las actualizaciones se mudan acá. Te espero para seguir viajando juntos.
A %d blogueros les gusta esto: