El viajar es un placer

El principiante honesto

Posted on: diciembre 10, 2010

Hoy me tocó cabalgar. No es algo que haga muy a menudo. De hecho, creo que con la de hoy son dos las ocasiones en que me subí a un caballo en toda mi vida. Una vez más, demostré que carezco por completo de la habilidad de dominar cualquier elemento del universo de manera natural.

Veo las películas de James Bond una y otra vez sólo para envidiarlo. El tipo pilotea helicópteros, monta camellos, se sube a una tabla de snowboard o le toca estar al mando de un submarino y el resultado es siempre el mismo: tiene un manejo de experto, algo que, considerando el tiempo que lleva aprender cada una de estas cosas así de bien y la edad promedio que los James Bond tienen en pantalla (sacando, claro, al último Roger Moore cuyos smokings eran totalmente incapaces de cubrir el abdomen), es imposible. Entonces, sólo me queda concluir su virtud es la capacidad de subirse por primera vez en la vida a un bote (por poner un ejemplo) y controlarlo de manera natural, como si todos los días practicara horas y horas para llegar a ese resultado.

Pues bien, me ubico en las antípodas de este personaje: al día de hoy apenas si domino una bicicleta, a pesar de que hace tres décadas que me monté a una por primera vez, sufro horrores cada vez que me tengo que subir a un kayak y la última vez que participé de una competencia de karting terminé último. Ni que hablar de las magulladuras que sigo imprimiéndole a mi automóvil, a pesar de que lo manejo varias horas por día.

Consciente de esta falta de dominio que ejerzo sobre los elementos, es que antes de comenzar la cabalgata de hoy en La Candelaria, una estancia ubicada en Lobos, provincia de Buenos Aires, advertí al muchacho que me iba a guiar: “Ojo que no tengo ni la menor idea de cómo montar un caballo”. Diego, tal su nombre, me dio los rudimentos para doblar y frenar pero, haciendo caso a mi advertencia, hizo todo el recorrido a mi lado, a bordo de otro matungo. “Igual, prefiero un principiante honesto a esos tipos que, porque se subieron dos veces a un caballo, se creen que son expertos y hacen desastres”, me confesó en la mitad del trayecto. Incapaz de mover ningún músculo de brazos ni de piernas para no dar ninguna instrucción equívoca al corcel, sólo atiné a sonreír.

Anuncios

3 comentarios to "El principiante honesto"

Cómo me lo perdí!

Me siento identificado con Walter

Yo me siento re-identificado con Walter.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

NOS MUDAMOS – NUEVA PÁGINA walterduer.com.ar

El espíritu viajero, presente en la práctica. A partir de hoy, todas las actualizaciones se mudan acá. Te espero para seguir viajando juntos.
A %d blogueros les gusta esto: