El viajar es un placer

Variaciones sobre capilaridad y dirección de orquesta

Posted on: febrero 20, 2010

Ayer estuve en la Staatsoper, la ópera estatal de Berlín, viendo Las bodas de Fígaro. Hoy estuve en la Deustche Oper disfrutando La traviata. Aún con mis casi nulos conocimientos musicales, creo que descubrí cuál es el secreto del éxito para el hombre detrás de la batuta.

Los dos teatros no tienen nada en común. El primero es aristocrático y rococó y va público que sabe cómo comportarse en una ópera: no hay ruidos molestos ni toses y los aplausos salen siempre en el momento adecuado. El segundo es parecido al Teatro San Martín de Buenos Aires y se nota que muchos de los que están ahí podrían estar igualmente tomando un helado o jugando a los fichines.

Pero había algo parecido entre ambos espectáculos, algo que vi en el segundo y que me pareció haber visto también en el primero: la cabellera del director de orquesta. Noté que los dos (y después, por extrapolación, me di cuenta de que siempre es así, de que tiene que ser así) contaban con mucho volumen de pelo lacio.

Esto permite dos actividades cumbre para el éxito de un director de orquesta, mucho más que tener su propia batuta, sentido del ritmo o alma de líder. La primera, que cuando viene alguna escena fuerte, donde la música se violenta, puede sacudir la cabeza generando un efecto visual muy interesante, con distintos conjuntos de pelo viajando en diferentes direcciones. La segunda se da a la hora de los saludos. Nótese que el director de orquesta con cabellera lacia voluminosa siempre hace la reverencia de forma tal que el tronco queda por debajo de la altura de la cintura. Esto es esencial porque, cuando regresa a la posición de firme, su cabello estará desprolijamente ordenado, dándole un aire de loco genial a su portador.

Vamos a la conclusión: un director de orquesta pelado puede ser un genio de la música y conseguir al mejor ejecutante en cada uno de los instrumentos, pero su alopecia lo guiará, sin atenuantes, a un sonado (valga el juego de palabras) fracaso.

Anuncios
Etiquetas: ,

3 comentarios to "Variaciones sobre capilaridad y dirección de orquesta"

Es verdad, yo tengo mucho pelo!

Yo tengo cada vez menos pelo, así que mis sueños de ser director de orquesta se esfuman.

Jajaja. Buen post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

NOS MUDAMOS – NUEVA PÁGINA walterduer.com.ar

El espíritu viajero, presente en la práctica. A partir de hoy, todas las actualizaciones se mudan acá. Te espero para seguir viajando juntos.
A %d blogueros les gusta esto: