El viajar es un placer

Diez cosas que estuve a punto de hacer, que no hice y que me quedé con las ganas (segunda parte)

Posted on: noviembre 16, 2009

Contrariamente a lo que yo mismo opino, completo la nota que empecé acá.

6. ¡Bucear! Ya van como tres veces que por una razón u otra (llegué un día más tarde que el grupo en una invitación de prensa turística y la actividad se había hecho el día anterior, condiciones climáticas adversas) me quedo en las puertas del mundo del buceo. Probabilidad de que viva la experiencia: 1 (me empeciné).

7. Cubrir periodísticamente la muerte de uno de los Papas más populares del siglo XX. Un agonizante Juan Pablo II me encontró a menos de 100 euros de distancia de Roma. Pero como ya llevaba unos cuantos días en tierras turcas, preferí volver a Buenos Aires. Más o menos durante el avión de regreso, empezó a emanar el característico humito blanco. Probabilidad de que viva la experiencia: 0 (salvo que Juan Pablo II resucite y vuelva a morirse justo cuando yo esté cerca de allí o que Ratzinger le ponga un poco de onda antes de estirar la pata).

8. Nadar en aguas termales naturales en Santorini. Paraíso sobre la tierra. Desde la pequeña barca que me trasladaba veía con exactitud la línea en la que el agua dejaba de ser perfectamente turquesa para convertirse en perfectamente esmeralda. La diferencia cromática marcaba también una distancia termal: la parte verde, aseguró el guía, estaba calentita. Y a disposición de todos los que quisieran animarse a saltar de la barca, atravesar más o menos unos doscientos metros de agua congelada (la azulcita) y eludir las centenas de aguavivas que se vislumbraban desde la nave. Pagué mi cobardía con este deseo inconcluso que me acompaña desde entonces. Probabilidad de que viva la experiencia: 0.

9. Esquiar en Aspen (Colorado). Luego de pasar unos días en Denver (ciudad de la que no recuerdo nada, a pesar de que estuve perfectamente sobrio durante toda mi estadía) cubriendo un evento de prensa, nos ofrecieron quedarnos una jornada más para ir a la célebre formación montañosa con nombre de clásicos musicales. Me negué, considerando que tenía mucho trabajo atrasado en Buenos Aires y necesitaba volver cuanto antes. Esa misma noche, mi avión no salió cuando correspondía y quedé varado en Chicago. Probabilidad de que viva la experiencia: 0 (salvo que me inviten alguna otra vez a Denver).

10. Conocer las Cataratas del Iguazú. Los años 1998-2000 fueron un desmedro de invitaciones de prensa para viajes relacionados con eventos de tecnología. Así es como en un momento me llamaron para ir, durante la semana 2 de marzo, a las Cataratas. Miré mi agenda: la semana 1 iba a estar, completa, en Punta del Este; la semana 3, de punta a punta, en Cancún. “No puedo”, fue mi escueta respuesta. “En algún momento tengo que trabajar”, pensé Todavía no fui a la potencial nueva maravilla del mundo que podemos tener los argentinos. Probabilidad de que viva la experiencia: 1.

Anuncios

3 comentarios to "Diez cosas que estuve a punto de hacer, que no hice y que me quedé con las ganas (segunda parte)"

Vamos!

Vamos, no seas modesto! Al menos tenes que reconocer que haces lo que puedes! Nosotros le sacamos el jugo a cada uno de nuestros viajes, que no se puede creer! algunas cosas compartimos en http://www.vacacionesfeliceseinolvidables.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

NOS MUDAMOS – NUEVA PÁGINA walterduer.com.ar

El espíritu viajero, presente en la práctica. A partir de hoy, todas las actualizaciones se mudan acá. Te espero para seguir viajando juntos.
A %d blogueros les gusta esto: