El viajar es un placer

Cinco métodos infalibles para ser un huésped indeseable en cualquier hotel

Posted on: abril 3, 2009

Consejos válidos sólo para hoteles cinco estrellas y, en algunos casos, hasta de cuatro. De tres estrellas para abajo, le pegarán un inevitable shot en el traste que lo depositará en otro establecimiento, y no precisamente el más cercano.

1. Haga bromas y comentarios solidarios con los trabajadores del hotel sobre los huéspedes indeseables, del tipo: “yo no puedo entender a esa gente que viene a un lugar como este y que en lugar de disfrutar hincha las pelotas todo el tiempo”. Esto dejará a la gente con la guardia baja para cuando usted ejecute los otros cuatro métodos.

2. Nunca deje propina, pero exija servicio del más alto nivel, como si los dólares se estuvieran escurriendo de sus bolsillos y yendo a parar a los de conserjes, botones y porteros. Eso sí, cada vez que algún empleado del sitio cometa un error (un mozo vuelca accidentalmente una gota de vino, el concierge no tiene un mapa detallado de la ciudad que queda a 800 kilómetros a la que usted quiere ir de escapada), grite con su voz más potente: “y encima después se quejan de que uno no les da plata”.

3. Cambie de habitación ochocientas veces, aún después de haber dormido alguna noche. Quéjese de cualquier cosa: de que tiene olor a cigarrillo (aunque usted sea fumador, la habitación esté en un piso fumador y los cigarrillos que dieron el olor hayan sido suyos), que la disposición feng-shui de los muebles no lo convencen, que la presión del agua es muy débil, que la pareja de la habitación contigua no paró de gemir brutalmente toda la noche (aunque se trate de octagenarios), que el techo es muy bajo, que el techo es muy alto, que la cama es muy blanda. Durante el check-out, remarque el hecho de que el personal del hotel nunca supo atender sus necesidades, que eran muy claras y que habían sido especificadas desde un principio.

4. Ocupe recursos del hotel y cancélelos a último momento o desaprovéchelos. Si tiene un restaurante de lujo, reserve una mesa para cuatro y sea muy estricto en cuanto a la ubicación (al lado de la ventana, pero que no sea un sector muy frío, ni muy cálido, y que no haya chicos sentados cerca ni gente muy anciana, y que el mozo sea un hombre, preferentemente calladito y que…). Diez minutos antes de la hora acordada, llame desde su habitación y diga que no va a ir porque le surgió un plan mejor. Si es uno de esos hoteles que tienen computadoras para navegar por Internet gratis, ocupe una (si es la única, mucho mejor) y pasee por algún diario deportivo, comentando con las personas que estén en la cola esperando a que usted termine los resultados del último domingo o la performance del futbolista del momento.

5. En el momento del check-out, discuta todos los cargos, aún cuando usted sabía a priori cuánto costaban las cosas. “¡Cinco pesos por una Coca Cola de mierda que sale dos pesos en el supermercado! ¿Pero ustedes qué son? ¿Hoteleros o ladrones?”. Así con cada servicio: Internet en la habitación, la llamada telefónica a Kuala Lumpur, el servicio de lavandería y el taxi que se tomó para ir al pueblo costero que quedaba a 780 kilómetros de distancia. Quédese al menos una o dos horas en el mostrador, amagando con firmeza a no pagar, hasta que lo amenacen con ejecutar la garantía de su tarjeta de crédito que usted dejó durante el check-in (y sí, ellos siempre tienen las de ganar).

Anuncios

1 Response to "Cinco métodos infalibles para ser un huésped indeseable en cualquier hotel"

Y yo hice más de uno de esos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

NOS MUDAMOS – NUEVA PÁGINA walterduer.com.ar

El espíritu viajero, presente en la práctica. A partir de hoy, todas las actualizaciones se mudan acá. Te espero para seguir viajando juntos.
A %d blogueros les gusta esto: