El viajar es un placer

Tócala de nuevo

Posted on: marzo 11, 2009

Tal vez sea una especie rara de paranoia por la cual uno termina viendo la mano de Fidel en todos lados. Tal vez, la mano de Fidel esté efectivamente en todos lados.

Durante el desayuno en el hotel Meliá Cohiba, de La Habana, me sorprendió gratamente la ejecución de Amapola por parte de los músicos que actuaban en vivo en el desayunador. Es que es una de mis melodías preferidas, de esas que tarareo de manera distraída cuando estoy haciendo cualquier actividad. Durante el paseo del mediodía por la ciudad vieja, me volví a sorprender porque otros músicos, los que tocan en vivo en el restaurante El Patio, también tocaban Amapola.

El hecho de haber escuchado Amapola en el desayuno me puso atento respecto de las canciones que vendrían. Por eso recordaba que le habían seguido una de Nat King Cole cuyo nombre nunca supe, la clásica del Che Guevara (la de “tu querida presencia”) y Yesterday. Por eso mi corazón comenzó a bombear un poco más lento cuando los muchachos de El Patio las interpretaban exactamente siguiendo el mismo orden.

¿Será que luego de transitar unas horas por las calles y ver una y otra vez los mismos carteles “publicitarios” con consignas sobre guerras, revoluciones, batallas y victorias uno queda con la sensación de que el lavado de cabezas involucra todos los aspectos de la vida cubana, incluyendo el inocente repertorio de los músicos en vivo de hoteles y restaurantes? ¿Acaso el hecho de que uno encienda la televisión y aparezca un documental sobre la revolución (lo que da sólo dos opciones: o realmente la revolución ha dado mucho tema para hablar o esta gente está viendo ese mismo programa hace cincuenta años) o de que uno agarre un diario (Granma, por supuesto) y lea que en Estados Unidos hay una industria de las cárceles y por eso deben llenarlas a cualquier precio (que conste que no soy pro-yanqui, eh, lean todos los posts) son razones suficientes para sospechar que toda la comunicación, sea cual fuere el medio, está digitada?

La realidad es que, hoy por hoy, cada vez que percibo a nivel conciente que estaba tarareando Amapola sin darme cuenta, cambio de inmediato a cualquier otra melodía.

Anuncios
Etiquetas: ,

1 Response to "Tócala de nuevo"

Me voy a tener que armar un repertorio propio!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

NOS MUDAMOS – NUEVA PÁGINA walterduer.com.ar

El espíritu viajero, presente en la práctica. A partir de hoy, todas las actualizaciones se mudan acá. Te espero para seguir viajando juntos.
A %d blogueros les gusta esto: