El viajar es un placer

Baños compartidos: una vía al estreñimiento psicológico

Posted on: febrero 14, 2009

No puede decirse todavía que esté viejo, pero ya viví lo suficiente como para haber adquirido unas cuantas mañas. El joven flexible, capaz de adaptarse a cualquier cosa, ya quedó en el pasado. Hoy por hoy, sólo por dar un ejemplo, no podría (ni esforzándome) alojarme en un hostel con baño compartido.

Cuando estoy de viaje suelo experimentar una felicidad tan grande que suelo arreglarme con lo que me den. Puedo dormir en el piso, puedo comer pan durante días y puedo caminar sin parar durante horas. Pero si hay algo que no logro es compartir un baño. Admito una habitación de porquería, sucia y llena de bichos o de un tamaño tal que yo quepa sólo de parado, pero ya no puedo tolerar que no tenga un cuartito de baño, al menos un inodoro con una piletita.

De hecho, ni siquiera le puedo achacar esta característica a la edad, como intenté hacerlo en un principio. Porque la única vez en mi vida que dormí en habitaciones con baño compartido tenía 17 años. Y porque aún hoy recuerdo, con un pinchazo que se me produce en el costado izquierdo del abdomen de sólo pensar en esos momentos, que compartir el baño me produce un estreñimiento psicológico. Es que en 50 días de viaje habré hecho el número dos, como mucho, 10 veces. Por suerte estaba con amigos más neuróticos y obsesivos que yo, que se sentaron en el trono la mitad de esas ocasiones, por lo que mi patología, al lado de la de ellos, se transformaba casi en una normalidad pasmosa.

Anuncios
Etiquetas:

5 comentarios to "Baños compartidos: una vía al estreñimiento psicológico"

No hay como el baño de casa. Incluso yo tengo la suerte de tener más de uno, pero tengo mi preferido.

Y eso que sos hombre, ni te cuento la experiencia que significa compartir un baño si mujer!!

HACE COMO LUCAS…..CIERRA LOS OJOS…LARGA TODO EN 10 SEGUNDOS CON LOS OJOS CERRADOS….Y SALE.

DIEGO
TEOTIHUACAN
MEXICO.

Es que para mí ir al baño es una experiencia de vida, no un trámite que puede resolverse en diez segundos… además, si cerrás los ojos, andá a saber dónde apoyás el que te jedi…

Amigo no eres el único;a mi me pasa que cuando tengo visita en casa no puedo ir al baño a hacer número dos.Se me cierra el sistema de una manera que nada de nada.Una cosa tan normal que todo el mundo hace.Quisiera un consejo si sabes de algun remedio o si alguien que lea esto sabe.Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

NOS MUDAMOS – NUEVA PÁGINA walterduer.com.ar

El espíritu viajero, presente en la práctica. A partir de hoy, todas las actualizaciones se mudan acá. Te espero para seguir viajando juntos.
A %d blogueros les gusta esto: