El viajar es un placer

El siglo 15, a 16 kilómetros

Posted on: enero 5, 2009

A sólo media hora de distancia de Buenos Aires, en González Catán, se erige Campanópolis, un terreno de más de 200 hectáreas en el que se reproduce una aldea medieval (autorrobado de Bacanal).

Son cada vez más comunes las series y películas de ciencia ficción en las que aparece un portal que transporta al protagonista a otro mundo o a otro tiempo. Pues bien, una vez más la realidad argentina supera la imaginación de los guionistas hollywoodenses, porque exactamente a 16,5 kilómetros de la General Paz, yendo derecho por la ruta 3 y tomando un desvío para nada señalizado en González Catán, se erige un verdadero pasaje al siglo XV.

Allí se ubica Campanópolis, unas 200 hectáreas que albergan la perfecta reproducción de una aldea medieval, concebida y ejecutada hace algunos años por un señor llamado Antonio Campana y que hoy está administrada por su hijo, Oscar.

Como si ya estar parado en esas callecitas empedradas observando los inverosímiles perfiles de las diferentes viviendas en las que tranquilamente podría vivir la amante pueblerina de un señor feudal no fuera lo suficientemente sorprendente, hay un dato más llamativo: todas las construcciones fueron hechas utilizando materiales reciclados de viejas casas de Buenos Aires y hasta de edificios históricos. De hecho, uno de los objetivos que persigue este lugar es el de preservar parte de un patrimonio que tiende a perderse de manera inexorable.

Así, aquí conviven los adoquines de la Avenida Roca con las butacas originales del Gran Rex, algunos tablones de la vieja cancha de Argentinos Juniors con las columnas de Galerías Pacífico, caballerizas que sobrevivieron un incendio en el hipódromo de Palermo con los mástiles del Regimiento de Infantería de Tablada. Si hasta hay unas estatuas de bronce rescatadas de la Plaza de la Bandera, en Rosario, segundos antes de que entraran en un horno de fundición.

El visitante puede recorrer las calles, pasear por el imponente Salón Pacífico (en cuyo interior se reproducen fachadas de antiguas casas de Buenos Aires tal como estaban antes de ser demolidas, incluyendo cartelito que especifica en qué dirección quedaban), visitar el Museo de la Reja (que, por supuesto hace honor a su nombre), el Museo de la Madera (ídem) o el Museíto, donde fueron a parar todas las piezas que no cabían en ninguno de los otros dos, como las centenas de gotas de cristal que alguna vez formaron parte de arañas y que hoy adornan el techo o los miles de monedas antiguas que forman dibujos en las paredes. Hay una plaza central, una iglesia, varias casas, un molino de viento, un río…

Cualquier detalle que surge sobre Campanópolis sorprende: por ejemplo, el hecho de que todas las casas de la aldea sean perfectamente habitables (es decir, no son pura pinta), o que algunos techos hayan sido armados colocando cientos de puertas de madera, una al lado de la otra, o que en medio de la plaza se erija un ascensor de hierro antiguo y que, lejos de desentonar, dé la sensación de que siempre tuvo que haber estado ahí.

Un dato importante: si bien el sitio se alquila para eventos, filmaciones y producciones varias de publicidad, no está abierto al público. Queda ahora el desafío para los que se animen a atravesar este portal, casi secreto, que transporta al aventurero a un pasado remoto.

Anuncios

7 comentarios to "El siglo 15, a 16 kilómetros"

Yo estuve ahí y la gran decepción fue sentir el olor a asado de los que trabajan en el lugar y no tener un mísero bar cerca donde satisfacer la inquietud de la nariz… y del estómago.

Lamentamos mucho su decepcion, sepa disculpar algun inconveniente con el olor a asado.

atte campanopolis

Dalma! Me hiciste enojar a los amigos de Campanópolis. Yo la pasé bien, eh, sin decepciones.

yo soy de laferrere y vivo a unos 5km de este lugar y nunca habia oido hablar de el,es mas,recien lo descubri curioseando con el google earth.que pena que no es abierto al publico,me encantaria conocerlo,aunque dudo que me dejen pasar el portal ya que solo soy uno de los siervos que rodea el castillo.QUE ALGUIEN TIR EL PASSWORD PARA PODER ENTRAR CHE!

Hola, Jorge. El lugar se contrata para eventos, tal vez puedas verlo desde el rol de potencial cliente… Bah, no sé… Tienen una página web (www.campanopolis.com.ar), ahí te podrán informar bien, calculo.

Hola, se que en Campanopolis se puede hacer producciones de 15 años y me gustaría hacer ahi en book de mis 15, hace varios días que intento comunicarme con el personal de Campanopolis y no lo he logrado, me gustaría saber si hay algún teléfono o algún modo de comunicarme que no sea mediante la pagina web de campanopolis porque manera muchísimos mensajes y nunca me respondieron ninguno. Desde ya muchísimas gracias.

Hola, Rocío.
Lamentablemente, no tengo más información sobre Campanópolis que la que aparece en la Web. En su momento, cuando fui a hacer la nota, me habían contestado bastante rápido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

NOS MUDAMOS – NUEVA PÁGINA walterduer.com.ar

El espíritu viajero, presente en la práctica. A partir de hoy, todas las actualizaciones se mudan acá. Te espero para seguir viajando juntos.
A %d blogueros les gusta esto: