El viajar es un placer

Tres postales de la desidia

Posted on: noviembre 10, 2008

Un festival de cine, supongo, es algo que se prepara con tiempo, cuidado y esmero. Pero, queridos amigos, no podemos olvidar que estamos en Argentina (Live, from Mar del Plata).

 

Postal número 1

El cine teatro Auditorium es el sitio elegido en el que se proyectan las películas en competencia. Esto significa que autoridades, directores de cine internacionales, periodistas y todos los demás invitados pasan por aquí, sí o sí, muchísimas veces durante su estadía marplatense. ¿Cómo se explica, entonces, que la escalera que lleva desde este cine (enclavado en una de las construcciones de piedra que da a la rambla al igual que el Casino o el Hotel Provincial) hacia el mar sea un basural? Haciendo una estimación a ojo, se trata de un espacio que se puede limpiar en una hora con el esfuerzo de una sola persona, haciendo la tarea bien despacio. Bah, yo podría higienizarlo en ese tiempo, y eso que soy casi virgen en materia de agarrar y emplear trapos de piso.

 

Postal número 2

Los lobos marinos, emblema marplatense y foto obligada de todo paseante de clase media que pasó por estas playas en épocas setentosas y ochentosas, están en restauración, por lo que lucen hermosas coberturas de ese plástico verde medio entramadito que se usa en estos casos. Es decir, no se taparon ni antes ni después del festival, sino durante. Salvando las distancias, es como si en un evento anual clave en Pisa decidieran enderezar la torre o si durante la bienal de Venecia determinarar drenar los canales.

 

Postal número 3

Los Juegos Deportivos Bonaerenses son una verdadera fiesta para más de 45.000 chicos nacidos en la provincia, que tienen la posibilidad de, una vez al año, de encontrarse con sus pares y representar a sus municipios en fútbol, voley, basquet, atletismo y vaya uno a saber cuántas justas más. ¿Qué tiene que ver esto con el festival de cine? Que este año se celebra en Mar del Plata y que las brillantes autoridades locales decidieron… hacer los dos eventos en la misma fecha. Para quienes calculan que la ciudad es grande y que tiene capacidad como para albergar ambas cosas, agrego un dato: la fiesta inaugural, con música al palo, un animador berreta arengando y fuegos artificiales se hizo… entre los lobos marinos, a metros del Auditorium. Así, la película japonesa, onírica y poética como todo film nipón, que se proyectaba a las 19 del domingo 10 tuvo que compartir protagonismo con las canciones latinas, los estruendos de petardos y los gritos de niños pasadísimos de excitación que sonaban de fondo.

Anuncios

4 comentarios to "Tres postales de la desidia"

Postal número 4

Un carozo de limón en mi vaso de leche fría en uno de mis lugares preferidos: La confitería Boston.

Cierto, la Boston dejo hace muchoooo de ser lo que era. Bah, en verdad Mar del Plata se vino a menos. Y ojo: vivo aquí desde hace muchos años, así que…

[…] El año pasado, cuando estuve en el Festival de Cine de Mar del Plata, critiqué algunas cositas que me habían molestado […]

[…] decidí asistir este fin de semana al Festival de Cine de Mar del Plata (del que ya hablé aquí y aquí) en un fin de semana sin riesgos. Noviembre nunca tuvo feriados en el calendario argentino. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

NOS MUDAMOS – NUEVA PÁGINA walterduer.com.ar

El espíritu viajero, presente en la práctica. A partir de hoy, todas las actualizaciones se mudan acá. Te espero para seguir viajando juntos.
A %d blogueros les gusta esto: