El viajar es un placer

Elija lo que guste

Posted on: octubre 31, 2008

Una de las mejores cosas que tienen los viajes, sean de trabajo o de placer y reservado exclusivamente para quienes se hospedan en hoteles, son los desayunos. Con un poco de habilidad, pueden convertirse en almuerzo y hasta en merienda. 

 

Bajar de la habitación, ingresar en el comedor, decirle a la persona que está en la entrada nuestro número de habitación (que es lo que nos habilita para entrar), ver esas mesas gigantescas con frutas, huevos revueltos, pancetas, facturas y cereales y lleva todo lo que sea posible a la boca nos deja una doble sensación de felicidad: la de estar pipón y la de saber que no hay que pagar por eso (aunque ya haya sido pagado con creces junto con el precio de la habitación).

 

Los desayunos de hotel son uno de los grandes placeres de la vida. Y muy utilitarios en momentos como este, de paridad cambiaria de 3.40 a 1 con el dólar y de 4 a 1 con el euro. Porque, con un poco de astucia y una Ziploc (o similar), el huésped puede tener sanguchitos de jamón y queso para el almuerzo y pan con manteca y mermelada para la merienda (siempre que la mermelada venga en algún contenedor guardable dentro de la Ziploc, no vaya a ser que arruine el pan, el jamón y el queso), ahorrando la pequeña fortuna que significa para un argentino comer hoy por hoy en un país extranjero.

 

El instante ese en el que estoy a punto de entrar a la sala donde se sirve el desayuno lo vivo como una previa de examen de la universidad: a puro nervio. ¿Quién no ha pasado por la experiencia de estar en un hotel espectacular que sirve una miseria? Es una frustración tan grande como la alegría de estar en un hotel de medio pelo y descubrir una mesa imponente. En esta última categoría entra el Benedetti marplatense, que se las ingenia (o se las ingeniaba, hace unos cuantos años que no paro ahí para ser honesto) para traer todas las mañanas medialunas desde el Atalaya de Chascomús (a casi 300 kilómetros de distancia) y ponerlas a disposición de los paladares presentes en perfecto estado de conservación, como si recién hubiesen salido del horno.

 

En este sentido, la frustración más grande la viví en San Pedro, en un hotel que ya critiqué en algún otro post (evidentemente, lo detesté, a tal punto que aún buscando en Internet no puedo recordar cómo se llamaba). Hasta ese momento, el lugar no me había generado muchas expectativas, pero debo reconocer que el “entre” que me hizo la recepcionista del restaurante influyó bastante: “usted elige lo que quiere comer y se sirve cuantas veces quiera”, me dijo, mientras en mi cabeza desfilaban a toda velocidad fiambres exquisitos, pastelería de primer nivel, frutos secos en su punto crocante exacto, frutas frescas y hasta alguna que otra exótica (un mango, tampoco me zarpé con mi imaginación)… Imágenes que desaparecieron de golpe cuando descubrí que había una única mesa con oferta y que sobre ella había una única opción: unas resecas medialunas.

Anuncios

3 comentarios to "Elija lo que guste"

Qué mejor que la pastelería al alcance de la mano y la posibilidad de sustraer un par de piezas extra para disfrutar en la merienda.

Comparto lo dicho de prepararse el bocadillo (en el desayuno)para el almuerzo ymerienda. Miexperiencia la hice en un viaje a la India, por supuesto en el 1a1. Necesitabamos hacer eso enlos 5 estrellas que parabamos sino no comíamos en ningun otro lado, esto aconsejado por nuestro guía. No obstante vayan, es digno de ver ese pais, te enseña por un lado a valorar lo que uno tiene aún siendo lo elemental.-

Tengo a la India en carpeta, María, la tengo en carpeta…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

NOS MUDAMOS – NUEVA PÁGINA walterduer.com.ar

El espíritu viajero, presente en la práctica. A partir de hoy, todas las actualizaciones se mudan acá. Te espero para seguir viajando juntos.
A %d blogueros les gusta esto: