El viajar es un placer

Las estrellas: obra del anticristo hotelero

Posted on: septiembre 8, 2008

Místicos, adventistas, apocalípticos, pesimistas, satanistas, Marilyn Manson: dejen de buscar. Descubrí quién es el anticristo: es el encargado de poner la cantidad de estrellas que tendrán determinados establecimientos de hospedaje.

Me imagino que existen explicaciones racionales, que seguramente los parámetros para medir una estrella en Londres no son los mismos que para Villa Tesei en el Gran Buenos Aires, que hay organismos especializados ocupándose del tema, que algunos dueños de hotel se las rebuscarán para “maquillar” su estatus mientras duran las inspecciones (si es que hay inspecciones)… pero son tantas, pero tantas las veces que me he clavado en mi vida con el “estrellaje” de un hotel que siempre termino pensando que las calificaciones son ni más ni menos que un pasatiempo del anticristo mientras espera la llegada del nuevo mesías para poder matarlo de una buena vez.

De otra forma no puedo explicar, por ejemplo, que dos hoteles de idéntica categoría en la misma ciudad sean tan diferentes. De paso hacia Venecia, pasé una noche en Roma a la ida y otra a la vuelta. Me acomodé, las dos veces, en un hotel tres estrellas. Mientras que la habitación del primero (de la cadena Eurostars, sobre la Via Nazionale) era limpia, luminosa, amplia y cómoda, para describir la del segundo (Tempio di Pallade) basta con encontrar todos los antónimos de los términos utilizados. Todo esto sin mencionar que el pulcrísimo conserje del primero no tenía ni un punto de comparación contra el del segundo, afecto a rascarse la oreja con el dedo meñique, ni que el primero estaba a una cuadra de la Plaza de la República, mientras que el segundo daba a una calle perfectamente oscura que, si uno la caminaba derecho unas cuantas cuadras, terminaba encontrando la terminal de trenes. Digámoslo en términos de Buenos Aires: el primero estaba algo así como a dos cuadras de Corrientes y el segundo estaba en Constitución. ¿Por qué los dos tienen tres estrellas? Sólo el demonio lo sabe.

Algunos datos adicionales del Tempio di Pallade: mi cama tenía pelos que decididamente no eran míos, el desayuno consistía sólo de pan con mermelada (y el pan era del día anterior), el minibar estaba vacío y desenchufado, la cadena del baño no funcionaba y el control remoto del televisor estaba deficiente… Juro que cuando dejé el hotel tuve la sensación de que las tres estrellas del cartel de la entrada se mataban de la risa.

En otra oportunidad tuve que ir unos pocos días a San Pedro, muy cerca de aquí, a unos 180 kilómetros. Como con los años me estoy volviendo cada vez más amigo de las comodidades mundanas, preferí no reparar en gastos y elegí para mi estadía un hotel de cuatro estrellas, cuyo nombre ahora se me escapa. Ni bien abrí la puerta de la habitación, tuve la sensación de que la cama ocupaba todo el perímetro del cuarto. Luego, cuando tenía que apoyarme contra la pared y caminar lateralmente para ir hacia el baño, confirmé que literalmente la cama ocupaba todo el perímetro del cuarto. Entonces, una vez más, no pude evitar pensar quién cuernos le había puesto cuatro estrellas a ese establecimiento de morondanga.

Pero si las estrellas son determinadas por el lujo, el hotel de San Pedro tiene una defensa que esgrimir. El edificio ocupa todo el largo de una cuadra. Es decir, tiene entrada por una calle y salida por la calle paralela de atrás. En la parte posterior está ubicado el garage. En el medio, lo que sería el pulmón de manzana, había una gran pileta en la que se paseaban, alegres y ajenos a los insultos de todos los huéspedes que iban a buscar su auto mascullando barbaridades por lo que habían tenido que pagar por esa habitación, unos cinco flamencos que parecían recién salidos de la presentación de División Miami.

Anuncios

1 Response to "Las estrellas: obra del anticristo hotelero"

Yo pasé de un palacete veneciano al Templo di Palade que de Templo tenía la antigüedad de la tierra y de Palade, el paladar del dueño que quedaba en remojo durante las noches.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

NOS MUDAMOS – NUEVA PÁGINA walterduer.com.ar

El espíritu viajero, presente en la práctica. A partir de hoy, todas las actualizaciones se mudan acá. Te espero para seguir viajando juntos.
A %d blogueros les gusta esto: