El viajar es un placer

Ni el tiro del final

Posted on: enero 21, 2008

Para una persona que sufre aversión a las armas y a todo lo que representa el universo castrense y que, además, utiliza anteojos con una graduación más que importante, la práctica del tiro al blanco en instalaciones militares israelíes puede no llegar a ser la mejor experiencia de su vida.

 

A los 17 años me enrolé, como muchos jóvenes judíos de esa edad, en uno de esos planes que llevan un grupete de adolescentes a Israel y que reciben el nombre de Tapuz, pero más que nada porque se trata del más importante de todos y se convirtió en el genérico de su rubro. Como a las hojitas de afeitar que les dicen Gilette o a los teléfonos móviles que les batían Movicom. La cuestión es que mi tapuz se llamaba “Javaiá Israelit” (Vivencia Israelí) e incluía un periplo de 50 días, de los cuales 5 iban a ser dedicados a la Gadná, una especie de servicio militar lúdico para visitantes.

 

El ludismo pasaba porque se harían los entrenamientos y se comería la misma bosta con la que alimentaban a los soldados, pero no nos mandarían a ninguna frontera caliente para que nos vuelen en pedazos.

 

Entre los ejercicios que debíamos realizar en nuestra estancia militar, entraba, por supuesto, uno de tiro al blanco con unos fusiles que me hacían temblar de sólo mirarlos de lejos. Nos dieron instrucciones básicas sobre cómo prepararlo, cargarlo, apoyarlo sobre el hombro, mirar por el visor y disparar.

 

El campo de tiro al que nos llevaron era, simplemente, un rectángulo con piso de tierra. En uno de sus lados más cortos se apoyaban, uno junto al otro, cinco o seis tiradores. En el otro, cinco figuras humanas dibujadas sobre un papel que sabían que iban a morir o a quedar muy mal heridas en pocos minutos. El techo estaba cubierto de unas planchas de goma similares a las alfombras de los automóviles.

 

Cada uno de nosotros tenía diez tiros. El primero iba a ser de prueba y lo dispararíamos por turnos, un tirador por vez, para que el instructor pudiera apreciar qué tan cómodo nos sentíamos con esas máquinas de la muerte en la mano. Justo antes de comenzar, el hombre se me acercó y me recomendó quitarme los anteojos, porque corría el riesgo (debido a mi inexperiencia y, tal vez, según su concepto, a mis bracitos carentes de musculatura) de que el arma reculara y me hiciera estallar los vidrios en mi propio rostro.

 

Así quedé yo, en un mundo de neblinas, con un arma en la mano. Ante la señal, jalé de un gatillo (no de juguete) por primera vez en mi vida (algo que haría sólo 9 veces más, todas de inmediato). No puede decirse que mi disparo de prueba haya sido un éxito, porque la goma que pendía del techo se sacudió y liberó un poco de humo. Tuve la sensación de que el hombre de papel que aguardaba mis impactos sonrió aliviado.

 

Luego de la ronda de pruebas, disparé los otros balazos uno tras otro, sin ver siquiera qué tenía delante (la mira no me proporcionó ninguna ayuda, aunque el instructor me había prometido que sí, que iba a suplantar en parte la ausencia de anteojos). El final era previsible: cuando nos acercaron las figuras de papel, la mía gozaba de plena salud. No había sufrido ni siquiera un roce. Mi vecino, en cambio, no podía salir de su asombro y al día de hoy sigue inmensamente feliz con su desempeño: a pesar de tirar sólo diez veces, su “víctima” tenía en el cuerpo trece balazos. 

Anuncios
Etiquetas:

2 comentarios to "Ni el tiro del final"

[…] éste sobre una didáctica actividad con rifles de verdad para jóvenes de 17 años, éste sobre las […]

HOY 9 DE JULIO 2009 HACE 2 AÑOS NEVABA!!!!
ESTOY ACA EN EL NEGOCIO, FIEL TRABAJADOR, Y NO PUEDO RESISTIRME A ENTRA A TU BLOG Y MATARME DE RISA COMO SIEMPRE….
YO CONOZCO MUCHAS ANECDOTAS TUYAS, PERO ESTA NO ESTABA EN LA LISTA INFINITA QUE TENES….SON LAS 10.31 AM Y YA ME DUELE EL ESTOMAGO DE TANTO REIRME.
IGUAL SABES QUE TENGO LA SONRISA FACIL Y CUANDO EMPIEZO NO ARRANCO….O TE OLVIDASTE DE LAS “PAPAS AL VASO”
QUE NOCHE!

UN ABRAZO
DIEGO
TEOTIHUACAN
MEXICO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

NOS MUDAMOS – NUEVA PÁGINA walterduer.com.ar

El espíritu viajero, presente en la práctica. A partir de hoy, todas las actualizaciones se mudan acá. Te espero para seguir viajando juntos.
A %d blogueros les gusta esto: