El viajar es un placer

La Candelaria tiene quien la cuide

Posted on: enero 7, 2008

Los artistas, los estudiantes, los bohemios, los artesanos y los homeless bogotanos tienen un lugar que es poco menos que una cita obligatoria: La Candelaria. La zona histórica, la que refleja en cada uno de sus rincones alguna huella de un pasado colonial iniciado en 1538 por las primeras 12 chozas que se establecieron en el lugar.

 

 

Estas cuarenta y dos manzanas, que van desde las calles 7 a la 14 y de las carreras 2ª a 8ª, son también el centro administrativo y una visita obligada para cualquier turista que pase por la ciudad con ganas de caminar una zona con aroma a pasado y dinámica de presente. Además, convirtió a Bogotá en la tercera ciudad en importancia católica de América, después de México y Lima, con los conventos de San Agustín, Santa Clara, las iglesias de San Ignacio, El Carmen, la Catedral, la Capilla del Sagrario y el Palacio Cardenalicio.

 

Hace ya cuarenta años que el sitio fue declarado monumento histórico y al menos veinte que se dictaron las leyes de protección que tendieron a proteger su trazado urbanístico, sus fachadas, sus construcciones originales.

 

Pero en América Latina, la existencia de una ley no implica de manera natural su cumplimiento. Por eso, hace algunos pocos años se creó la Corporación La Candelaria, una organización dependiente del Ministerio de Cultura de Colombia, que brinda asesoramiento técnico para que cada nueva construcción se realice de acuerdo a la normativa e interviene de manera directa en la restauración de edificios clave. En otras palabras, sus funcionarios se ocupan de que las leyes se cumplan.

 

Y no están solos. Stella Monsalve Gaitán no esperó a que las autoridades le dieran ningún cargo y se autoproclamó la veedora de La Candelaria. Geográficamente, está bien ubicada: vive en el corazón del barrio. Profesionalmente, también. Es abogada y, de acuerdo a lo que comentan sus vecinos, una de las principales impulsoras del voto femenino en Colombia.

 

En La Corporación la reconocen sin dudas. Es que con mucha frecuencia (las voces más exageradas afirman que diariamente, las más moderadas indican que una vez cada semana o cada quince días), Stella se acerca con sus largas trenzas plateadas y sus ojos de profunda sabiduría para denunciar violaciones a las leyes de protección del patrimonio de la zona.

 

El ejemplo de Stella está cundiendo y hoy son muchos los habitantes de La Candelaria que utilizan el amparo en las reglas existentes para proteger una zona que aman tal como es.

 (Autorobado de acá) (Nota publicada en 2005. No sé qué fue de la vida de Stella).

Anuncios
Etiquetas: ,

1 Response to "La Candelaria tiene quien la cuide"

Me emocioné mucho con este material porque yo me llamo Candelaria en homenaje a esa región

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

NOS MUDAMOS – NUEVA PÁGINA walterduer.com.ar

El espíritu viajero, presente en la práctica. A partir de hoy, todas las actualizaciones se mudan acá. Te espero para seguir viajando juntos.
A %d blogueros les gusta esto: